Los 10 Mejores Deshidratadores Eléctricos para Secar Alimentos en Casa

Para deshidratar y secar frutas y verduras, abastecerse de alimentos y crear bocadillos crujientes y sabrosos mientras mantienes las propiedades nutricionales, aquí están los mejores deshidratadores de alimentos para comprar hoy.

El deshidratador eléctrico es un aparato útil e indispensable que nos permite redescubrir el sabor de los alimentos de una manera simple y saludable, sin conservantes y sin azúcar agregada.

Al comprar un buen deshidratador, de hecho, podemos deshidratar frutas, verduras y carne con la máxima seguridad y utilizando un método mucho más higiénico que el utilizado hace muchos años.

Hoy en día hay pocos lugares donde puede permitirse que la fruta se seque al aire sin correr el riesgo de contaminarla debido a la contaminación, el polvo y los insectos.

De esta manera, el deshidratador doméstico también llamado secadora de fruta/verdura, es uno de los mejores métodos para conservar frutas y verduras. Debemos decir que gracias a usar un deshidratador, los nutrientes en el alimento deshidratado permanecen casi intactos en comparación con otros métodos como hervir u hornear. Incluso la cocción al vapor no puede mantener las mismas propiedades organolépticas que el deshidratado.

La razón es una deshidratación a baja temperatura durante mucho tiempo que seca la comida sin afectar los nutrientes. También evita que los organismos lo descompongan.

 

Los mejores deshidratadores de alimentos 2021

A continuación se muestra la selección de los mejores deshidratadores de alimentos del mercado con sus respectivas características, en un rango de precios entre 30 y 180 euros.

#1

Precio Precio no disponible

El mejor deshidratador de alimentos doméstico
  • Deshidratador de alimentos horizontal
  • Secado uniforme y distribución precisa del calor
  • Potencia de 500 W
  • 6 bandejas de acero inoxidable
  • Temporizador y panel de control digital
  • Control temperatura regulable 35 – 70°C
  • Tecnología de protección de enzimas EPT para conservar los nutrientes
  • Puerta extraíble y transparente
  • Incluye: 1 hoja antiadherente para alimentos acuosos, 1 malla fina para alimentos pequeños, 1 bandeja antigoteo
  • Libre de BPA

El deshidratador de alimentos BioChef Arizona Sol es uno de los mejores del mercado por su tamaño, número de bandejas, el poco ruido que hace (55 dB) y además está hecho completamente en materiales resistentes y libres de BPA.

Es ideal para deshidratar frutas, verduras, setas, carnes, semillas, hierbas y todo lo que se te ocurra para preparar deliciosos y saludables snacks y postres, así como también es una excelente yogurtera.

Biochef Arizona Sol tiene un sistema de secado horizontal mucho mejor que la mayoría de los otros deshidratadores. Tiene un ventilador en la parte posterior que hace el secado sea homogéneo, por eso no necesitarás rotar las bandejas o los alimentos.

#2

Klarstein Arizona

Precio Precio no disponible

  • Deshidratador de alimentos horizontal
  • Ideal para deshidratar fruta, verdura, carne y otros alimentos en tiempo récord conservando sus vitaminas
  • Apto para alérgicos
  • Reparto uniforme del calor
  • Potencia de 500 W
  • Regulación temperatura de 35 a 70°C
  • Protección contra sobrecalentamiento
  • 6 bandejas de metal aptas para lavavajillas
  • Puerta de crital
  • Pantalla táctil digital
  • Fácil de usar y de limpiar
  • Dimensiones 34 x 32,5 x 44,5 cm
  • Dimensiones cada bandeja 30 x 33cm
El mejor por su relación calidad precio
  • Deshidratador de alimentos horizontal
  • Ajuste temperatura de 30 a 70 °C
  • Temporizador hasta 24 horas, apagado automático con o sin señal tono ajustable
  • Pantalla LCD con indicador de temperatura y tiempo restante
  • Motor potente de 25o W para una deshidratación homogénea y equilibrada
  • 5 estantes fabricados en tritan y acero inoxidable, aptos para lavavajillas
  • Incluye molde de silicona para barritas de cereales y un set de tres recipientes
  • Exterior en cromargan de alta calidad

El deshidratador de alimentos WMF Snack to Go te permitirá crear de manera fácil snacks saludables en casa. Ideal para deshidratar fruta, vegetales, carne, hierbas, setas, etc.

Proporciona un secado óptimo gracias a la circulación electrónica del aire caliente así como el control ajustable de la temperatura variable, el temporizador programable por hasta 24 horas, con apagado automático y señal acústica.

  • Deshidratador de frutas y verduras
  • Secado uniforme
  • 5 bandejas antiadherentes extraíbles
  • Temperatura ajustable de 35 °C a 70 °C
  • Fácil de usar, solo 2 perillas
  • Piezas aptas para lavavajillas
  • Soporte antideslizante
  • Materiales no tóxicos
  • Fácil de limpiar
  • Ultra silencioso
  • Potencia de 250 W

#5

Precio No products found.

  • Deshidratador de alimentos
  • Potencia de 550 vatios
  • Temperatura ajustable de 40 a 70 °C
  • 6 estantes ajustables
  • Distribución uniforme del calor
  • Temporizador 1-48 horas
  • Dimensión total: 29,5 x 22,5 x 43,5 cm
  • Tamaño de cada estante 28,5x3,5x43 cm
  • Pantalla LCD
  • Silencioso
  • Longitud del cable de 1,20 m
  • Deshidratador de alimentos horizontal
  • Capacidad de 35 litros
  • Ideal para verduras, frutas, carnes, pescado, hierbas, yogur y pan
  • 6 bandejas de acero inoxidable
  • 6 almohadillas de silicona incluidas, resistentes al calor, lavables y reutilizables
  • Puerta de vidrio templado
  • Potencia 600 W para resultados rápidos
  • Secado uniforme
  • Controlador temperatura 35 – 75 °C
  • Temporizador ajustable de 0-12 horas
  • Ventilador de circulación de aire 360° proporciona un calor uniforme
  • Todas las partes están libres de BPA
  • Tamaño del piso 31 x 25,5 cm
  • Deshidratador de alimentos circular
  • Potencia de 245 W
  • Adecuado para diferentes tipos de alimentos
  • Proceso de secado suave
  • 5 estantes transparentes extraíbles
  • Capacidad de estantes 1 kg cada uno
  • Capacidad total deshidratador 5 Kg
  • Temperatura ajustable de 35-70 °C
  • Cuerpo ABS
  • Dimensiones 33 x 33 x 27 cm
  • Deshidratador de alimentos circular
  • Potencia de 250 vatios
  • 5 bandejas de plástico apilables
  • Sistema de circulación de aire para una distribución uniforme del calor en todas las bandejas
  • Protección contra sobrecalentamiento
  • Interruptor ON / OFF
  • Diseño ultra compacto
  • Color: blanco
  • Dimensiones de 31,5 x 28,5 x 16 cm

  • Deshidratador de alimentos circular
  • 5 bandejas extraíbles, apilables en dos alturas ajustables y aptas para lavavajillas
  • Pantalla LCD
  • Control de temperatura en el rango de 35°C a 70°C
  • Sistema de circulación de aire de 360°
  • Bajo consumo energético y silencioso
  • Fácil de limpiar: guía del aceite y la bandeja recibidora del aceite pueden ser extraídas
  • Apagado seguro y automático
  • Libre de BPA
  • Incluye: manual de instrucciones, bandeja para recoger aceite, una lámina de malla

#10

Spice Teseko

Precio 30,84 EUR

El mejor deshidratador económico
  • Deshidratador de alimentos circular
  • Potencia de 245 W
  • 5 estantes ajustables
  • Temperatura ajustable de 35 a 70 °C
  • Distribución uniforme del calor
  • Poco ruido
  • Plástico sin BPA
  • Fácil de limpiar
  • Dimensiones: 32 x 27 x 32 cm.
  • Diámetro de la bandeja de 32 cm
  • Altura de la bandejas: 3 cm

El mejor deshidratador económico es el Spice Teseko. Tiene un motor de baja potencia de 245 vatios, pero también es de bajo ruido. Hecho completamente de plástico alimentario sin BPA, es seguro y hermoso a la vista gracias a la estructura transparente.

Las 5 bandejas son ajustables y apilables para adaptarse al contenido con una altura de 3 cm, también son completamente extraíbles para una limpieza rápida y fácil.

La estructura en torre con flujo de aire vertical ofrece una distribución homogénea del calor, gracias a la temperatura ajustable entre 35 y 70 °C puede secar fácilmente todo tipo de frutas y verduras.

Cómo elegir un deshidratador: tipos y características

El deshidratador eléctrico de alimentos consta de varios estantes para llenar con alimentos y un motor que funciona a bajas temperaturas para deshidratar lentamente. Uno o más ventiladores hacen circular el aire dentro del aparato para acelerar el proceso y mantener una temperatura homogénea.

Estos principios básicos ofrecen resultados diferentes dependiendo de los modelos y tipos de deshidratadores en el mercado. Veamos cuáles son las características más importantes a evaluar para comprar el mejor deshidratador para el hogar.


Estructura

Primero distinguimos los deshidratadores en función de su estructura. Esencialmente tenemos dos tipos: deshidratador vertical y deshidratador horizontal. La diferencia entre los dos dispositivos radica no solo en la forma y el tamaño, sino también en que tienen distinciones sustanciales en la operación.

 

Deshidratador vertical

El deshidratador de alimentos vertical tiene una estructura de torre, generalmente cilíndrica. Es el modelo que ocupa menos espacio en la cocina y, según el caso, puede ofrecer una mayor cantidad de estantes.

Pero la característica principal de este modelo es el flujo de aire que se mueve verticalmente, de abajo hacia arriba o viceversa. Esto significa que el aire pasa a través de todas las cestas y que los alimentos que están más cerca del motor son alcanzados primero por el calor y por lo tanto, por las altas temperaturas; mientras que las cestas más altas pueden verse afectadas por una temperatura ligeramente más baja.

Asimismo, el paso del aire en una línea vertical puede presentar fenómenos de contaminación de olores y sabores si llenamos las bandejas con alimentos muy diferentes. Estos fenómenos ocurren principalmente cuando se compran secadores verticales de bajo costo.

Sin embargo, no son problemas irresolubles, por el contrario, solo deberías tomar algunas precauciones como secar solo frutas o verduras colocando la más delicada en la cesta de arriba. Si, por otro lado, queremos deshidratar alimentos como la carne, ten en cuenta que debe secarse por separado con un ciclo especial para evitar la contaminación.


Deshidratador horizontal

El secador horizontal tiene la apariencia de un horno eléctrico, en forma de paralelepípedo. En este caso, el flujo de aire se mueve horizontalmente entre los estantes y así seca los alimentos. La ventaja es una temperatura constante entre todas las cestas y una menor posibilidad de contaminación de olores y sabores cuando secamos diferentes alimentos al mismo tiempo.

Debido a su estructura, los deshidratadores horizontales tienen mayor capacidad, las bandejas son más grandes y generalmente tienen una mayor capacidad en términos de peso. Esto también significa más espacio en la cocina.

En general, entre los secadores horizontales también encontramos los más potentes, que alcanzan altas temperaturas y tienen una amplia variedad de funciones.


Capacidad y número de estantes

Para elegir el mejor deshidratador adecuado para nuestra cocina, debemos considerar necesariamente la cantidad de alimentos que puede contener. No es un cálculo fácil porque requiere verificar la capacidad y el número de estantes.

Por capacidad nos referimos al peso total de los alimentos que podemos poner en el deshidratador y por ende, a las cantidades de alimentos. Por ejemplo, de 500 gramos a  1 kg para los deshidratadores más simples, hasta 3 a 5 kg para los más potentes. Por supuesto que el peso siempre es estimativo, ya que para algunos alimentos ricos en agua, como tomates o cítricos, solo tendremos que insertar rodajas finas y, por lo tanto, el tamaño y la cantidad de estantes será más importantes.

Los fabricantes también indican un peso máximo para cada estante, por lo que podemos encontrar deshidratadores que soporten hasta 1 kg en cada estante o solo 500 gr.

También debemos considerar la cantidad de estantes. De hecho, además de los kilos totales, debemos evaluar la posibilidad de insertar más alimentos a la vez y, por lo tanto, reducir a la mitad los tiempos de secado. En este sentido encontramos deshidratadores con 4 – 5 bandejas y otras que alcanzan 10 bandejas.

Con la misma capacidad, tener muchas bandejas es más útil para aquellos que desean secar diferentes alimentos al mismo tiempo.

En los deshidratadores de torre verticales, los estantes tienen forma de disco y son apilables. Algunos modelos te permiten usar solo algunas bandejas superpuestas y extraer las que no se usan, reduciendo efectivamente el tamaño del deshidratador. Este sistema es muy útil cuando deseas secar una pequeña cantidad de alimentos ya que evita el desperdicio innecesario de energía.


Cestas y bandejas

Para organizar la comida, el deshidratador está equipado con cestas o bandejas. Consisten en rejillas con mallas más o menos anchas, para facilitar el paso del aire caliente en todas las direcciones y secar el agua dentro de los alimentos.

Las bandejas son generalmente planas, mientras que las cestas tienen paredes pequeñas. La altura de los estantes varía de 1 a 3 – 4 cm, un detalle que puede marcar la diferencia en la preparación de los alimentos y en el grosor de las rodajas. En algunos modelos, la altura de los estantes es ajustable.

Las cestas o bandejas siempre deben ser extraíbles para su mejor limpieza. Algunos tipos de bandejas son aptas para lavavajillas, siguiendo las temperaturas indicadas por el fabricante.

Algunos tipos de deshidratadores de primera línea están equipados con bandejas o cestas de mallas anchas y con rejillas adicionales de mallas más estrechas para adaptar la bandeja a los alimentos utilizados de vez en cuando. En algunos modelos es posible insertar láminas absorbentes para el tratamiento de alimentos ricos en agua.

En los deshidratadores eléctricos de mejor rendimiento también hay una bandeja de recolección de grasa o aceite, muy útil cuando se desea deshidratar carne.


Bandejas y hojas antiadherentes

Entre los muchos accesorios que se pueden usar para aumentar la funcionalidad del deshidratador doméstico están las bandejas antiadherentes. Estas son bandejas de silicona de grado alimenticio, en las que se puede insertar purés de frutas o vegetales que, después de la deshidratación, se convierten en láminas delgadas para ser utilizadas en muchas recetas creativas. Con el mismo método, puedes formar dulces o bocadillos directamente del puré, insertando la mezcla en cucharaditas y espaciando las dosis.

Como alternativa a las bandejas antiadherentes, encontramos hojas antiadherentes para colocar en las rejillas. Estos métodos son especialmente útiles con los deshidratadores de flujo horizontal, de lo contrario el flujo de aire vertical no podría pasar de un estante a otro.


Potencia

Para comprar el mejor deshidratador adecuado a nuestras necesidades, debemos evaluar la potencia del motor. Podemos comprar un deshidratador económico con una potencia entre 200 y 250 vatios, o podemos elegir un deshidratador potente de 500 vatios y más.

La mayor potencia generalmente se combina con modelos grandes, equipados con múltiples cestas y estantes. Pero una mayor potencia generalmente también se traduce en un mayor control de temperatura y un tiempo de secado más corto.

Ten en cuenta que la potencia también debe considerarse en función del tipo de alimento que necesitas deshidratar. Como veremos, el rango de temperatura para la mayoría de los alimentos oscila entre los 35 y 70 °C. Por lo tanto, no necesariamente necesitamos mucha potencia para elevar la temperatura, sino que necesitamos un deshidratador potente si planeamos usarlo por mucho tiempo y con mucha frecuencia.

Por ejemplo, hay frutas acuosas como las pasas o las piñas que podrían tomar entre 30 y 48 horas si se tratan con un deshidratador económico, mientras que un modelo con un motor potente podría hacer el mismo trabajo en 20-36 horas. Además, un deshidratador potente podrá mantener un alto rendimiento incluso para un uso continuo durante la semana.

En esencia, un deshidratador potente es adecuado para quienes lo usan durante mucho tiempo y deben secar grandes cantidades de alimentos al mismo tiempo, tal vez para abastecerse. Un deshidratador menos potente es excelente para quienes lo usan ocasionalmente o solo en ciertas épocas del año, por ejemplo, en la temporada de hongos, o para secar frutas para usar en algunas recetas.


Protección contra sobrecalentamiento

Es cierto que el deshidratador no alcanza temperaturas muy altas, pero el motor en funcionamiento durante muchas horas consecutivas podría experimentar sobrecalentamiento. Es mejor invertir en electrodomésticos de calidad con protección contra sobrecalentamiento. Si esto ocurre, se apagan solos, evitando así arruinar el aparato o, lo que es peor, provocar un cortocircuito.

Esta función es esencial si queremos usar el deshidratador por la noche o dejarlo funcionando con programas automáticos mientras estamos fuera de casa.

Además, un deshidratador protegido contra el sobrecalentamiento es más seguro porque las paredes y la tapa no se calientan y nos protegen de las quemaduras si se tocan inadvertidamente.

Al comprar deshidratadores sin esta función, simplemente debemos tener cuidado de no tocar las tapas o las paredes durante el uso. En general, estos detalles, junto con otras reglas de conducta, siempre se indican en los folletos de instrucciones.


Tiempos de secado

En cuanto a los tiempos de deshidratado o secado, estos dependen en primer lugar del tipo de alimento que queremos deshidratar. Debemos tener en cuenta que cada alimento necesita una temperatura ideal, por ejemplo, la deshidratación de las manzanas es más rápida que la deshidratación de la uva, porque esta última contiene más agua.

Sin embargo, hay deshidratadores que pueden reducir significativamente el tiempo gracias a su diseño y al microambiente que se crea en su interior. De hecho, algunos logran reducir la humedad de manera más efectiva y mantener temperaturas más homogéneas, están equipados con cestas más eficientes y programas más avanzados, de esta manera pueden ofrecer un mejor rendimiento en términos de tiempo.

En general, los modelos más baratos tienen una potencia más baja que los demás y menos funciones, características que se traducen en tiempos de espera más largos.

Por lo general, siempre se incluye instrucciones y tablas para usar un deshidratador correctamente y para guiarte en el tiempo de secado según la comida.


Rango de temperatura

En cuanto a la temperatura, un deshidratador eléctrico debe ofrecer la posibilidad de regular la temperatura entre 30 y 70 °C. Este es el rango de temperatura necesario para deshidratar la mayoría de los alimentos. Algunos modelos pueden aprovechar temperaturas más altas, hasta 100 – 130 °C, pero rara vez son configuraciones necesarias para la deshidratación.

Lo que debemos evaluar es la capacidad del deshidratador para poder regular la temperatura incluso en los detalles más pequeños. Por lo tanto, tendremos termostatos ajustables a 30 – 40 – 50 °C y otros que pueden establecer temperaturas con intervalos de 5 °C o incluso 1 °C para ofrecer la máxima precisión y los mejores resultados.

Para ajustar la temperatura, podemos encontrar un simple termostato de mando, o un panel de control con pantalla táctil que nos permite aumentar o disminuir la temperatura. Lo mismo se indicará en la pantalla.

 

Temporizadores y programas

Dada la larga duración de los tiempos de deshidratación, si deseas comprar el mejor deshidratador doméstico, elige uno con temporizador con una duración de 6 a 12 horas y más, ya que es muy fácil olvidar el deshidratador en funcionamiento. Al final del ciclo puede haber una alarma sonora o una luz indicadora que advierte del final del programa. Para mayor seguridad, es mejor elegir un modelo equipado con una función de apagado automático.

Para obtener resultados impecables, los deshidratadores de alta gama están equipados con programas que establecen la duración y la temperatura de acuerdo con los alimentos elegidos, para evitar errores y desperdiciar alimentos.

Los modelos más sofisticados están equipados con sensores que pueden determinar el nivel de humedad de los alimentos y actuar en consecuencia.


Dimensiones y espacios

Como todos los electrodomésticos, el deshidratador también ocupa un espacio en la cocina y, por lo tanto, es importante evaluar bien las dimensiones generales.

En general, los modelos horizontales ocupan más espacio en la cocina, pero también son los que pueden contener más alimentos. Las dimensiones medias en longitud no serán inferiores a 40-50 cm.

Por el contrario, un deshidratador vertical ocupa un espacio de 25-30 cm en la base, pero se extiende en altura.

También hay modelos compactos que reducen las dimensiones generales al mínimo, pero justamente esto hace que tengan un espacio reducido entre las cestas. Significa que la altura de cada canasta podría ser de 2 cm o incluso menos, esto significa tener que cortar la comida en rodajas muy finas y tener muy poco espacio para maniobrar, por ejemplo si necesitaras dar vuelta las rodajas.


Ruido

En general, el deshidratador no es muy ruidoso, pero si compramos un modelo barato, el ventilador podría ser molesto, especialmente durante la noche.

Como hemos visto, los tiempos de deshidratación son muy largos, por lo que si pretendemos aprovechar las horas nocturnas para encender nuestro deshidratador, tendremos que elegir uno de bajo ruido. El problema es aún más evidente si la cocina bordea la habitación propia o la de los niños.

El nivel de ruido podría ser una de las razones para comprar un deshidratador potente y robusto, hecho con materiales más sólidos y sin vibraciones.


Materiales

Entre los materiales más utilizados para fabricar deshidratadores de alimentos encontramos el acero o el plástico. Los modelos más potentes generalmente tienen un cuerpo de acero u otro metal, igual que los hornos. El motor de mejor rendimiento y, por lo tanto, la presencia de uno o dos ventiladores requieren una carcasa robusta y duradera que no se sobrecaliente durante el uso prolongado.

Otros modelos de deshidratadores de bajo costo o de gama media están hechos de plástico resistente. Este tipo de plástico debe ser de buena calidad y resistente al calor, libre de BPA y otras sustancias que puedan liberarse debido al calor.

La ventaja de muchos deshidratadores de plástico es que la mayoría de ellos son transparentes y te permiten ver el contenido mientras dura el secado.

Independientemente del material utilizado para el cuerpo del electrodoméstico, las bandejas y cestas también pueden estar hechas de acero inoxidable o plástico para alimentos sin BPA. No se recomiendan otros materiales, porque algunos tipos de metal podrían sobrecalentarse y terminar cocinando los alimentos en lugar de secarlos, y con el tiempo sufren de humedad y óxido. Mientras que otros tipos de plásticos pueden liberar sustancias nocivas durante el uso.


Panel de comando

Podemos observar desde simples botones de encendido y apagado, botones giratorios para el termostato, hasta paneles digitales con pantalla táctil capaces de configurar cada función de la secadora en los detalles más pequeños. Ya no es difícil distinguir a primera vista los deshidratadores más modernos equipados con las últimas tecnologías.

Cuanto más funciones tenga el panel de control, más podrá la máquina ofrecerte excelentes resultados. Por supuesto, el costo también será apropiado para la conveniencia. También en este caso, la elección de un modelo sobre otro depende del uso que queramos hacer de él, por lo que comprar una secadora demasiado compleja cuando queremos usarla solo ocasionalmente no es necesariamente la mejor opción.

 

Guías y folletos de instrucciones

Al comprar el mejor deshidratador doméstico para frutas y verduras, seguramente vendrá con una o más guías. Además del manual de instrucciones normal de uso con indicaciones de temperaturas, tiempos y limpieza del aparato; puedes encontrar guías de secado.

Las guías te ayudarán a configurar correctamente los tiempos de funcionamiento y las temperaturas adecuadas para cada alimento. También proporcionan elementos valiosos para preparar alimentos, es decir, las dimensiones de corte y cualquier ebullición preliminar. Por ejemplo, en algunos casos se recomienda hervir las uvas para acelerar el tiempo de secado, en otros casos no es necesario porque la máquina puede extraer toda la humedad. Por esta razón, es importante seguir las instrucciones de cada deshidratador las cuales han sido diseñadas y probadas con diferentes métodos.

A veces, las guías se ofrecen en línea en los sitios web de los fabricantes, con recetas en video y tutoriales para aprovechar no solo las frutas y verduras deshidratadas, sino también la carne y el pescado.

 

¿Qué se puede secar?

Al comprar un deshidratador de alimentos, podemos deshidratar la fruta en casa para usarla en muchas recetas o para crear snacks y meriendas sabrosas y saludables, como pasas, arándanos, fresas, cáscaras de cítricos, manzanas, higos.

Pero también podemos probar frutas exóticas como la piña, el plátano, el mango y la papaya. Podemos secar los champiñones y mantenerlos en reserva todo el invierno, así como los tomates. También podemos secar todas las hierbas aromáticas como el orégano, el tomillo, la salvia y la albahaca en lugar de comprarlas preparadas.

Finalmente, podemos secar pastas caseras frescas como tagliatelle, ñoquis y orecchiette. De esta forma podremos prepararlos en grandes cantidades y abastecernos para los próximos meses.

 

Cómo almacenar comida deshidratada

Una vez que se seca / deshidrata adecuadamente, la comida se guarda en frascos de vidrio o en recipientes herméticos durante todo un año sin la adición de conservantes. Este método de conservación es muy importante porque está hecho sin aditivos, pero debido a que es efectivo y evita la formación de moho o el deterioro de los alimentos, cada alimento debe tratarse de una manera específica.

Aquí, a diferencia del secado al sol, un deshidratador eléctrico nos permite actuar con temperaturas y tiempos específicos para cada alimento en particular.

Por esta razón, el secado resulta ser un método muy válido no solo para un capricho en la cocina, sino para almacenar y no desperdiciar alimentos de temporada comprados en grandes cantidades o recolectados por aquellos que tienen la suerte de tener un huerto.

 

Deshidratador y horno eléctrico: ¿los resultados son los mismos?

Se preguntará si se pueden obtener los mismos resultados con un horno eléctrico normal. En teoría, sí, pero el secado es un proceso largo que puede durar hasta 12 horas, si no más.

Es por eso que mantener el horno ocupado durante tanto tiempo nos impide continuar cocinando como de costumbre. Además, un deshidratador de alimentos tiene una estructura más pequeña y compacta que equilibra las energías y las temperaturas, está equipado con cestas específicas que permiten la circulación de aire de manera óptima. Finalmente, te permite secar diferentes alimentos al mismo tiempo, sin contaminación de olores y sabores.


Deshidratador, usos alternativos

¿Cuáles son las otras ventajas de tener un deshidratador en casa? Además de la deshidratación de alimentos, un deshidratador eléctrico es útil en proyectos artísticos, creativos y de bricolaje.

La deshidratación es esencial para crear arreglos florales, guirnaldas, centros de mesa, jabones decorativos. En estos casos se utiliza para secar flores, bayas, cítricos y hojas. Además, el deshidratador se utiliza para secar pequeños trabajos en pasta de sal u otros objetos y materiales que necesitan temperaturas delicadas y prolongadas.

Todos estos trabajos se pueden hacer con el deshidratador cuando no deseas usar el horno de la cocina para evitar la contaminación. Además, el deshidratador se puede conectar a la toma de corriente en cualquier habitación de la casa y se puede mantener en una mesa de trabajo en lugar de en la cocina.

¿Fue útil esta guía de compra? Califícala para ayudarnos a mejorarla

[Total: 11 Promedio: 3.9]

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: